El proceso de pedir una nota simple

Solicitar o pedir una nota simple es un procedimiento muy habitual para tener los datos del registro de una vivienda. Gracias a la nota simple registral se pueden conocer datos como el de la persona titular de esa propiedad, que figura en el Registro de la Propiedad.

Es muy habitual solicitarla antes de comprar una vivienda o dar la típica señal cuando firmas un contrato de arras. Si no quieres evitar malas sorpresas, conocer la situación del inmueble es fundamental. Es un documento que puede querer el banco cuando vayas a pedir una hipoteca, o incluso la misma entidad bancaria lo puede pedir para comprobar si tiene algún tipo de carga.

¿Qué es una nota simple?

En un documento como es la nota simple lo que vamos a encontrar es toda la información de la situación en la que se encuentra lo que podríamos denominar finca o propiedad. Esta información es la siguiente:

– Descripción y ubicación de la propiedad

Vamos a encontrar el tipo de finca que es el inmueble para el que has pedido la nota simple. Va a señalar si se trata de una casan, un solar, un prado o un espacio que forme parte de una comunidad de propietarios. Si es rústico o urbano, y su número único de registro, CRU o IDUFIR.

De igual manera, indicará los metros cuadrados de la finca, la ubicación y los espacios hacia los que linda.

– Titulares de la propiedad

La nota simple debe indicar quién o quiénes son los propietarios de la finca. También podría aparecer el número de identificación fiscal y la información de si se trata de un bien privativo o ganancial.

– Cargas que pudiera tener la vivienda

Si la finca tiene algún tipo de carga, como pudiera ser una hipoteca. Todos los gravámenes de la finca deberían aparecer en la nota simple, como puedan ser limitaciones, servidumbres o usufructos, e incluso arrendamientos. Todas las obligaciones que hubiera en relación al inmueble pasarían al nuevo propietario, como pudieran ser las servidumbres de paso.

– Otro tipo de información importante

También la nota simple debe informar de cómo el propietario ha accedido a esa condición, si fue a través de una compraventa o una herencia, por ejemplo. Aparecerá junto al dato de cuándo se emitió la escritura de propiedad. También es habitual que encontremos el nombre del notario de la escritura.

Pudiera encontrarse también información relativa, por ejemplo, a la cancelación de cargas o gravámenes.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la nota simple es un documento informativo, que no tiene la consideración de documento público. En cambio, la certificación registrar sí tiene validez legal y puede ser aportado como prueba en un juicio. 

¿Quién puede solicitar una nota simple?

Cualquier persona puede solicitar este documento. Simplemente hay que aludir a un interés legítimo, como podría ser la compraventa de una vivienda. Ese interés que motiva la consulta quedará a disposición del titular del inmueble para que pueda consultar las informaciones expedidas respecto a sus finchas y los intereses alegados.

¿Dónde conseguir una nota simple?

Para poder acceder a una nota simple, debes dirigirte a las oficinas del Registro de la Propiedad.

También puedes hacer el trámite a través de internet, utilizando empresas intermediarias.

¿Qué datos e información es necesaria para solicitar una nota simple?

Para solicitar una nota simple es necesario lo que se conoce como IDUFIR/CRU de la finca. De igual manera, puede ser conveniente tener el nombre y los apellidos de la persona que tenga la propiedad, o el documento nacional de identidad y cualquier información que se tenga de ese titular.

En concreto, se puede buscar por datos registrarles, para lo que habrá que introducir el Registro de la Propiedad al que se refiere la petición, al igual que el municipio y el número de registro de la fincha. También podría ser recomendable incluir el tomo, libro y folio en el que está añadida la finca.

También se puede buscar por lo que se conoce como IDUFIR (Identificador único de finca registral). Sólo con este dato bastaría, sin tener ninguna información más.

O la búsqueda se podría realizar a través del nombre completo del titular o por su NIF. A partir de ahí, se podría encontrar o se necesitarían más datos.

Por último, podríamos encontrarla a partir de su localización o conociendo su geolocalización, siempre que haya sido geolocalizada en el Registro. El IDIFUR vinculado a ese punto no serviría para conseguir la nota simple. La referencia catastral sería otra posibilidad.

¿Cuánto cuesta solicitar una nota simple?

En la actualidad, tiene un coste de 9,02 euros por petición.