¿Cuándo entra en vigor una ley?

vigencia-de-una-ley

Siempre que se aprueba una ley surgen dudas en relación a cuándo entrará en vigor esa ley. Después de pasar los trámites hasta su aprobación, podemos decir que su aplicación comienza cuando es publicada por algún organismo que le proporcione oficilidad. Tal organismo podría ser el Boletín Oficial del Estado, o el órgano correspondiente a nivel autonómico.

Si no viene marcada la fecha de inicio de entrada en vigor en la misma ley, veinte días después de su publicación comenzará a estar vigente. Entre la aprobación y la entrada en vigor existe un periodo que se llama vacatio legis.

Así viene recogido todo en el Código Civil. Que acompaña este principio de vigencia de las leyes, a no ser que dispongan otra cosa. De igual manera, nos dice que una ley sólo se puede derogar por otras posteriores y que las leyes no tienen carácter retroactivo, a no ser que así lo expresen en su texto.

En cuanto a su publicación, y analizadas decenas de leyes aprobadas en España, vemos que los veinte días de entrada en vigor casi nunca de cumple. Casi todas han entrado en vigor al día siguiente de su publicación, ya que así lo estipulan.

Es un plazo que podría decir necesario para el ciudadano y los afectados por la nueva ley la conozcan, pero luego la realidad nos muestra que el vacatio legis es muy breve.

Qué se considera Ley

Ahora que sabemos cuándo entra en vigor una ley, es buena saber qué se considera una ley. En España podemos hablar de diferentes tipos de leyes: leyes orgánicas, leyes ordinarias, reales decretos leyes, decretos leyes, reales decretos legislativos y leyes autonómicas. Eso sí, por encima de todas estaría la Constitución, como norma fundamental, y los tratados internacionales. Luego, de mayor a menor jerarquía estarían las siguientes:

Las leyes orgánicas deben ser aprobadas por el Congreso, por mayoría absoluta, y se ocupan de legislar los derechos fundamentales, las relativas a los Estatutos de Autonomía y otras que están recogidas en la Constitución española.

Se deben presentar como proyecto de ley, redactada por el Gobierno, o como una proposición de ley, donde la iniciativa corre a cargo del Congreso. Por ejemplo, se aprobaron como leyes orgánicas en España, el régimen electoral general, la figura del Defensor del Pueblo o las bases sobre las que se asiente la organización del ejército.

En cambio, las leyes ordinarias son de menor rango, y necesitan ser validadas por el Congreso de los Diputados sólo por mayoría simple, no absoluta.

Una vía para que el Gobierno pueda aprobar de manera rápida una Ley son los Reales Decretos-Leyes, siempre que no afecte al derecho electoral, derechos y libertades y a elementos legales derivados de la Constitución y el Estatuto de las Comunidades Autónomas.

Los Decretos Leyes sí necesitan del refrendo del Parlamento, en un periodo que no debe exceder los 30 días desde que fuera promulgada. Esta figura ha sido ampliamente utilizada en los últimos años por todos los gobiernos españoles, para aprobar una ley de forma urgente.

En cuanto a los Reales Decretos Legislativos, el Gobierno tiene el poder de crear leyes relacionadas con figuras que no queden establecidas en los tipos de leyes previas

Y ahora, en la España de las Autonomías, también existen las Leyes Autonómicas. Son aprobadas por los parlamentos autonómicos, y siempre afectando a lo que sería las competencias regionales.

Deja un comentario