Derecho objetivo y derecho subjetivo, significado y diferencias

derecho objetivo y derecho subjetivo

En muchas ocasiones se habla de derecho objetivo y derecho subjetivo. Pero, ¿a qué nos referimos con ello? Vamos a hacer un repaso a estos dos conceptos para que veamos cuáles son sus significados.

1. Derecho objetivo, ¿qué es?

En nuestra vida, hay una serie de normas y leyes que regulan cómo nos tenemos que comportar. Es lo que se conoce como derecho objetivo. Y dentro de ello, podríamos hablar de leyes, costumbres, preceptos y lo que serían las resoluciones judiciales. Un corpus que forman las directrices y los límites jurídicos que debemos seguir en nuestro comportamiento dentro de la sociedad.

2. Derecho subjetivo, ¿qué es?

En cuanto al derecho subjetivo, hablamos de las facultades que tiene una persona para actuar en su día a día. Dentro de los límites que marca el derecho objetivo, aquí diríamos que es el amplio margen que te deja la ley para comportarte en tu via diaria.

Podríamos decir que se trata del libre albedrío, que se nutre del derecho objetivo, para que cada uno actúe en conciencia a como crea conveniente. Si el derecho subjetivo traspasa los límites del derecho objetivo, el comportamiento se castigaría en consecuencia.

3. Diferencias entre derecho objetivo y derecho subjetivo

El derecho objetivo establece las normas de manera regulada y por escrito, pero toma forma cuando el derecho subjetivo de cada individuo, en su acción diaria, da vida a esos elementos regulatorios. Un concepto complementa al otro concepto.

Si encuentras un trabajo, hay unas normas que forman parte del derecho objetivo, que regulan que debes recibir un salario. El derecho objetivo, que podríamos decir también que es derecho positivo, dicta la norma, y el derecho subjetivo es el que activa la aplicación de la norma.

Tú, dentro de las disposiciones que marca el derecho objetivo, tienes que derecho a la libertad de expresión, a la propiedad, a recibir un salario, a cobrar derechos de autor, etc. Todo estos último quedaría dentro del derecho subjetivo.

Por ejemplo, en cuanto a la libertad de expresión, tú puedes ejercerla, pero dentro de los límites que marca el derecho objetivo. Pero no se te dice lo que debes hablar exactamente. Si te extralimitas y alguien piensa que has ido más allá de tu libertad de expresión, habría que analizar ese comportamiento en función del derecho objetivo que lo regule.

Y si se considera que has podido abusar de la libertad de expresión, podrías ser castigado.

Autor: Mario Velasco

Autor: Mario Velasco

Abogado y enamorado del mundo jurídico y las leyes. Me encanta escribir e informar de lo que me apasiona.

Deja un comentario